POCO SALUDABLE Y CARA

Author: No hay comentarios Share:

Hay quien la considera chatarra, basura y quienes ni siquiera la comida, sino preparaciones industriales comestibles que estimulan el apetito de manera artificial y cuyo consumo habitual  pueden derivar en múltiples efectos adversos en la salud. Más de cuatro raciones diarias aumentan hasta un 62% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, obesidad e incluso depresión, entre otras. De ahí que distintas instituciones insten a regular el mercador a fin de revertir la tendencia. Pero no hablamos solo de bollería industrial, chuches y refrescos, sino que  cereales de desayuno, sopas, derivados cárnicos o embutidos también forman parte de los alimentos ultraprocesados.

Tras múltiples estudios ha quedado demostrado que estos productos contienen pocos o ningún alimento entero, e incluso hablan de formulaciones a base de sustancias extraídas o derivadas de alimentos a las cuales se les añaden distintos aditivos. Es una forma de crear un producto atractivo al consumidor debido a su  durabilidad y accesibilidad.  ¿Cómo distinguirlos? Fácilmente: si un producto tiene más de cinco ingredientes probablemente estemos ante un ultraprocesado.

Por otro lado tenemos un patrón alimentario, y es que la alimentación en colectivos de escasos recursos económicos es menos saludable;  pero no es que la gente no quiera o no sepa cuidarse, sino que confluyen varias circunstancias, la precariedad laboral es una de ellas. No solo pesan  los  recursos económicos sino que la falta de tiempo obliga a los trabajadores a inclinarse por la comida  precocinada y productos ultraprocesados.

Y aquí partimos de otro dato erróneo, este tipo de productos no son elegidos por baratos – solo lo son  si los comparamos con una comida en un restaurante de servicio completo- sino por accesibles. Entonces tenemos productos poco saludables  por que se elaboran con  ingredientes de baja calidad  nutricional para venderlos a bajo precio a colectivos de pocos recursos económicos, ¿y la solución es subirles el impuesto, es decir … subir el precio?.

Enfocarse en evitar que los consumidores tengan acceso a productos ultraprocesados puede estar equivocado. Si el gobierno quiere involucrarse y comenzar a regular la ingesta de calorías y mejorar la dieta de la población tiene que tener en cuenta otros parámetros, como por ejemplo:

*Promover cambio de hábitos de consumo mediante campañas de promoción de la salud.

*Conciliación familiar y de horarios. Se sabe que trabajar más horas aumenta el consumo de comida rápida, independientemente del nivel de ingresos. La gente lo come porque es rápido y de fácil acceso.

*Etiquetado claro y conciso. Las personas que revisan los ingredientes a la hora de adquirir los alimentos tienden a elegir opciones  más saludables.

*Regulación. Limitar el uso de grasas saturadas, azúcar,  sal y  conservantes dañinos para la salud.

*Bajar los impuestos a productos frescos,  frutas y verduras.

Previous Article

LA SALUD TAMBIÉN VIAJA

Next Article

¿YO?…. ¿A QUIÉN LE VOY A INTERESAR?

También te pueden interesar...

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies